Inicio Eventos Ruta Video* CIII Tour de Francia (Grandes Tours), Francia, julio 2 al 24...

Video* CIII Tour de Francia (Grandes Tours), Francia, julio 2 al 24 del 2016

1447
0
COMPARTIR

CIII Tour de Francia (Grandes Tours), Francia, julio 2 al 24 del 2016

Martes, 20 de octubre de 2015. El recorrido de la 103 edición del Tour de Francia, que se disputará del 2 al 24 de julio de 2016 y que fue presentado hoy en París, ha sido catalogado por los entendidos como muy “claramente» favorable para los escaladores.

Artículo

El Mont Saint-Michel, segundo monumento más visitado en Francia después del Arco de Triunfo, dará el pistoletazo de salida a la edición 2016 del Tour de Francia. El suntuoso símbolo en la isla de la región Normandía y patrimonio mundial de la UNESCO, será testigo de las ilusiones de unos pocos ciclistas que en ese momento tendrán por delante veinte duras jornadas para poder alcanzar la gloria en los Campos Elíseos de París.

Entre ellos, y si las lesiones no lo impiden, se espera con impaciencia la participación de Alberto Contador en su año de despedida, la del colombiano Nairo Quintana que intentará por tercera vez alcanzar su sueño amarillo y, como no, la del incombustible Chris Froome, vigente rey de la ronda gala, quien gratifica que la organización haya plantado para el día de la fiesta nacional, el 14 de julio, la subida al mítico Mont Ventoux, cima donde el ciclista inglés se enfundó más de la mitad de su primer Tour de Francia. Quintana también se mostró contento, ya que el recorrido a pesar de presentar dos contrarrelojes (una plana y una cronoescalada) otorga infinidad de kilómetros de montaña que arrancarán en el Macizo Central para pasar después por los Pirineos y los Alpes. El recorrido de la próxima Grande Boucle, que aparte del Hexágono (forma del mapa francés), se paseará por Andorra, España y Suiza, sigue incitando a los nervios, la tensión y la competición. Esta vez con más variantes para que todos los ciclistas tengan su oportunidad. El espectáculo está servido.

El pelotón comenzará la carrera en la región de la Mancha, y con un final en la Utah Beach Sainte-Marie-du-Mont, uno de los escenarios del decisivo Desembarco de Normandía de la II Guerra Mundial. Entre medias, una primera semana donde los aspirantes deberán estar atentos, pero sin la presencia de ‘trampas’ como el pavé de años anteriores, y posteriormente los Pirineos situados antes que los Alpes y con el retorno del ‘coloso’ Mont Ventoux, uno de los cuatro finales en alto de la ronda. Las otras tres serán en Andorra Arcalís, la nueva de Finhaut-Emosson y en Saint-Gervais Mont Blanc, mientras que habrá dos contrarrelojes, pero ambas con dificultad montañosa. La primera, de 37 kilómetros, en la etapa 13, justo después del Mont Ventoux, por lo que serán dos días clave, y la segunda, de tan sólo 17, en la 18 y casi toda cuesta arriba, por lo que los escaladores no sufrirán tanto y se podría abrir aún más el abanico de candidatos.

A partir de ahí, con los nervios habituales de la primera semana, los corredores se dirigirán al Macizo Central e irán bajando para afrontar los Pirineos, de nuevo antes que los Alpes, rompiendo la tradición de alternancia. Así, aparecerán puertos conocidos como el Col d’Aspin (etapa 7) o el Tourmalet y el Peyrosourde (etapa 8) antes de entrar en España, desde donde saldrá la novena etapa, en Vielha, para acabar en el primer final en alto, en Andorra Arcalís y con otros cuatro puertos más. Posteriormente, será el primer día de descanso, donde los favoritos tendrán que recuperar energía para una segunda semana que se presenta clave con la duodécima etapa, programada simbólicamente en el Día Nacional de Francia, y con el final en el Mont Ventoux, ausente los dos últimos años y en cuyas rampas, a más del 7 por ciento de media, se espera la primera gran ‘batalla’.

Sin respiro, los aspirantes tendrán que medirse en la primera contrarreloj, de 37 kilómetros, entre Bourg-St-Andéol y La Caverne du Pont d’Arc, con terreno cuesta arriba y, según los organizadores, similar a la que habrá un mes después en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La tercera semana será para los Alpes, con la aparición del Grand Colombier y Lacets du Grand Colombier en la etapa 15, pero no será hasta la etapa 17, tras el segundo día de descanso en la suiza Berna, cuando haya una nueva llegada en alto, en el novedoso final en Finhaut-Emosson, justo después de subir el Col de Forclaz y que ya estuvo en el Dauphiné de 2014 con Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), sacando ventaja a Chris Froome (Sky) en una ascensión con porcentajes superiores al 8 por ciento.

Como sucede con el Mont Ventoux, al día siguiente será la segunda crono individual, de tan sólo 17 kilómetros entre Sallanches y Megève, pero en su mayoría en cuesta arriba, mientras que la vigésima y antepenúltima etapa será la última llegada en alto, en Saint-Gervais Mont Blanc. Antes de llegar a los Campos Elíseos aún habrá un examen final con una jornada con cuatro subidas, la última, Joux de Plane, muy cerca de la meta en Morzine.

Por Carlos Pizarro – RFI

Afiche -Mapa

Recorrido

Declaraciones Favoritos

Chris Froome (Sky): El ciclista británico se mostró satisfecho tras conocer este martes el recorrido de la edición 2016 del Tour de Francia, apuntando que «se ajusta mejor» a sus condiciones que el del año pasado y destacando la etapa con el final en el Mont Ventoux. «Creo que es un gran recorrido, que realmente desafía cada aspecto el ciclismo con contrarrelojes, montañas y también engañosos descensos técnicos. Es una carrera tan maravillosa y especial, y tengo 30 años y siente que tengo todavía mucho en mis piernas. Este recorrido se ajusta mejor a mí», afirmó Froome ante los medios tras acudir a la presentación del recorrido en París.El doble ganador de la ‘Grande Boucle’, en 2013 y 2015, cree que «lo bonito» de la ronda francesa «es que no se centra específicamente en una etapa». «Creo va a requerir ser un ciclista completo, pero la etapa que realmente destaca sobre todo es la del Mont Ventoux. Sé lo difícil que es esta subida y cuánto tiempo se puede ganar o perder», advirtió.

Alberto Contador: El jefe de filas del Tinkoff-Saxo, no ha ocultado que le gusta y que es claramente favorable para los escaladores como él, aunque señaló que el de 2015 lo era aún más. “El recorrido del próximo año es bastante difícil y hay que llegar en buena forma porque la quinta etapa -entre Limoges y Le Lioran, de 216 kilómetros con tres puertos- tiene un final bastante exigente. Las dos contrarrelojes son las que pueden marcar diferencias: la primera no es excesivamente larga y a priori me gustan las dos», comentó en declaraciones al servicio de prensa de su equipo.

A su juicio, las etapas de montaña se distribuyen de forma «equilibrada» desde el principio al final del Tour. «Hay que gestionar bien las fuerzas para no llegar muy desgastado al final. ¿Es un Tour para escaladores? Si, lo es, pero el año pasado lo fue aún más porque había menos kilómetros de contrarreloj. Es claramente una edición para el perfil de los escaladores», recalcó.

Por ello, el ganador del Giro de 2015 confesó que es un recorrido que le «gusta». «Pero como pasa en las ‘grandes’, todo se te puede volver en contra en cualquier momento. Sin ninguna duda, puede ser un bonito y atractivo Tour y me voy a preparar para él al cien por cien», aseguró el madrileño.

Purito Rodríguez: “Tendremos el lastre de la primera contrarreloj aunque no habrá la por equipos- por lo que deberemos hasta donde se pueda, afrontar una función plenamente ofensiva en Pirineos y Mont Ventoux”.

Romain Bardet: «Este es un nuevo recorrido en el que no estaremos con la misma rutina de las ediciones anteriores, este Tour de Francia concederá gran importancia a la montaña desde la quinta etapa, en la que nosotros llegaremos cerca de la casa. Estos son mis rutas de formación, mis rutas de corazón. Vamos a empezar este tour en un hermoso espectáculo y los corredores deberíamos recordar siempre este pasaje en esta hermosa región, esta ruta será a mí favor”.

Twitter @nuestrociclismo / redaccion@nuestrociclismo.com

Los Movistar

Nairo Quintana: “Es un buen recorrido para nosotros. Creo que hay muy buena montaña, en bastante cantidad y con finales que ya conozco en algunos casos y donde lo he podido hacer muy bien, como Mont Ventoux o Morzine. Además, por lo que pude ver la crono larga tampoco es totalmente plana y por ello no nos desfavorece mucho, y aunque el pavé vimos el año pasado que no es un problema excesivamente serio en nuestro caso, la novedad de no tenerlo y ver que la primera semana tiene algo menos de tensión nos obligará a tener más cuidado, como todas las veces, pero nos hará afrontarlo más tranquilos. Sí que, aunque no me preocupe, echo en falta la crono por equipos. Siempre ha sido buena para nosotros y en ella hemos tenido probabilidad de ganar y sacar una ventajita sobre los otros rivales. En ese sentido es una lástima.

Más que al Tour, recuerda más a la Vuelta a España o incluso al Giro, con dureza importante durante casi toda la carrera, pero debemos llegar como siempre: empezar en un buen estado y mantenerlo o mejorar de ahí en adelante. Hay que saber dirigir bien la preparación para no cometer un error y no llegar sobreentrenados. ¿Presión? No será distinta a otras veces: siempre he asumido responsabilidades de líder principal bien estos años: en 2014 con el Giro, en 2015 con el Tour… No creo que sea un problema. Por fortuna, Alejandro ya ha conseguido su podio del Tour, que tanto deseaba, y seguro que tenerlo sin esa preocupación será más favorable para mí y todo el equipo”.

Eusebio Unzué: El director del Movistar Team ha asegurado que dado el Tour de Francia 2016 «diferente» y montañoso que se ha presentado este martes en París confía en el colombiano Nairo Quintana para «aspirar a ganar esta carrera» y, para ello, ha asegurado que deberán «arroparlo con los mejores» compañeros y, entre ellos, el español Alejandro Valverde, mejor ciclista del año 2015. «¿El equipo? Tenemos la suerte de tener a alguien, Nairo, con quien podemos aspirar a ganar esta carrera y debemos arroparlo con los mejores hombres a nuestra disposición. La lógica dice que también debe estar Alejandro. Es, en cualquier caso, pronto para hablar de planteamientos», señaló en declaraciones a los medios.

Unzué cree que el recorrido presenta un Tour «diferente» que «se sale un poco de lo clásico y habitual» de otros años. «Se agradece evitar el estrés al que condenaba el pavés a los favoritos y a todos en general. No obstante, yo echo en falta una crono por equipos, no porque nos vaya mejor, sino porque sinceramente es una variable muy espectacular que una carrera de tres semanas, que ofrece oportunidades para todos, no debería perderse», lamentó. «No hay prólogo, no hay una primera semana entera de plano, con estrés y nervios, tan habitual en el Tour, tenemos el Macizo Central al quinto día, al primer descanso se llegará con todos los Pirineos encima, hay dos grandes días en Bagnères y de Viella a Andorra… Cambia totalmente», aseveró en este sentido. Además, cree que será la segunda semana la que esta vez sea más floja, aunque tendrá el Mont Ventoux y la primera crono. «Las dos cronos van a ser muy determinantes, 54 kilómetros muy exigentes, y una tercera con mucha montaña, símbolo de lo que es la carrera este año, acabando con un final en descenso desde el Joux Plane importantísimo. Hay varios ‘trampantojos’: etapas que no terminan en alto, pero que pueden ser muy espectaculares», desgranó.

Alejandro Valverde: Al murciiano le parece «más abierto» que el de este año y señaló que lo correrán pensando más en los Juegos Olímpicos de Río. «Es un recorrido un poquito más abierto que el año pasado y, sin duda, bonito e interesante. Las etapas son más largas -hay siete u ocho por encima de los 200 kilómetros-, lo que hará que los esfuerzos se sumen más y más, y la montaña es más variada», manifestó en declaraciones a su servicio de prensa. El Tour de 2016 tendrá 54 kilómetros contra el crono, repartidos entre la decimotercera etapa, con 37 y dos ascensiones; y la decimoctava, casi una cronoescalada con Domancy, Chozeaux y un breve descenso final hacia Megève en sólo 17 kilómetros, y montaña de todas clases: Macizo Central, Pirineos, Mont Ventoux, Jura y cuatro días en los Alpes. A juicio del corredor murciano, la primera parte será «nerviosa como siempre», aunque celebró que se libran del estrés por la ausencia de pavé. «Y porque el viento, salvo el primer y segundo día, quizás no sea tan determinante. Pirineos y Andorra antes del primer descanso ya tendrán lo suyo, y junto con Mont Ventoux creo que pueden marcar bastante», manifestó.

Para Valverde las dos cronos, «muy duras», y toda la última semana sin descanso en Alpes les puede ir bien al colombiano Nairo Quintana, que será el jefe de filas, y al resto del equipo telefónico. «¿Que cómo lo afrontaré? A lo mejor no con la garantía de otros años -aunque no he hablado con Eusebio ni Nairo, allí vamos con una idea clara de que él sea el jefe de filas-, sino de una forma distinta, pensando más en los Juegos Olímpicos», señaló. Todo dependerá, según él, del calendario que tenga el próximo curso, aún sin definir. «Todavía no sé si haré Vuelta a España, Giro de Italia, cómo será mi calendario en general. Debemos esperar a definirlo con el equipo en las próximas semanas y entonces expresaremos cómo planteamos 2016», justificó.

Prensa Movistar Team

Audios - Videos