Inicio Noticias Ruta Videos* Volta Cataluña: Montjuic en el ciclismo, el ciclismo en Montjuic

Videos* Volta Cataluña: Montjuic en el ciclismo, el ciclismo en Montjuic

250
0
COMPARTIR

C Volta Ciclista a Catalunya (Cat.2WT.2) España, marzo 22 al 28 de 2020

Montjuïc o Montjuich, esa montaña que se eleva a 177 msnm en Sants (el más sureño de los diez distritos de la Ciudad de Barcelona), ha sido epicentro para una rica historia de ciclismo desde hace ya un siglo en la llamada “Ciudad Condal”, albergando los más importantes acontecimientos del deporte del pedal, como unos Juegos Olímpicos, dos Campeonatos Mundiales de Ruta y Pista, la Vuelta a España (27 ediciones), la Semana Catalana, el Tour de L’Avenir, el Campeonato Nacional de Ruta (3 ediciones), el mismísimo Tour de Francia y por supuesto su evento estrella, la Volta a Cataluña, la 3ª competencia por etapas que alcanza la cifra de un centenar de ediciones.

años 30& 40saños 50saños 60sLe Tour70s& y MundialVideosColombia

Si bien, fue el vecino barrio de Sants (al otro costado – norte- de la mayor “artería” barcelonesa, La Gran Vía), el que albergó las salidas o llegadas de las primeras diez ediciones de la Volta, fue desde la undécima Volta a Catalunya, que Montjuic y sus varios escenarios, quedarían ligados a la historia de esta tradicional competencia ciclística. En esa edición, que tuvo su línea de meta final frente al Estadio de Montjuïc, el belga Jean Aerts sumó su 5ª victoria de etapa de la Volta 1929 y desde entonces se instaló como el 1° de los diez velocistas extranjeros que aún figuran en el ranking de los mayores ganadores de etapas de la “ronda catalana”.

En la década siguiente de los años 30s, y con recorridos que iniciaban en algunas de las ciudades capitales de las otras comarcas de la Provincia de Barcelona, siempre la última de esas etapas, finalizaba con un circuito por Montjuic, fue la época dorada de la máxima estrella en el historial de la Volta, el navarro Mariano Cañardo quien acumuló la incansable cifra de 7 títulos generales y un total de 23 victorias de etapas, la última de estas (y única a manera de contrarreloj por equipos), fue precisamente en Montjuic, donde él y sus compañeros de sexteta, vestidos con el llamativo maillot “azulgrana” del Barcelona FC, vencieron la jornada inaugural de 39 kms frente al reloj, en la Volta de 1942, y victoria que sirvió como un homenaje de despedida para Cañardo quien un mes después y a la edad de 36 años, anunciaba su retiro de la actividad, al año siguiente el que fuera su equipo (durante 16 temporadas), el de la Comisión de Ciclismo de uno de los más poderosos Clubes deportivos del mundo, el “Barça”, fue el que también tomó la decisión de despedirse definitivamente del deporte de la bicicleta.

Tras la Guerra Civil Española, la Volta llegaba en 1940 a su 20a edición, y aumentaba a nueve sus etapas, quedando instalado el Circuito de Montjuïc como la primera etapa fija durante todas esas ediciones de los 40s, fue el momento de lucimiento para dos hermanos gallegos, los Rodríguez Barros; Emilio, consagrado bicampeón general consecutivo (frente a ese gran Castillo fortaleza, de 270 años) en 1946 y 1947, y su hermano Delio, quien en solo 4 ediciones (1941 al 44), venció en 13 etapas (siendo el 4° ciclista con mayor número de victorias en total), incluidas 3 etapas realizadas en este mencionado distrito, además de dos de las llegadas que tuvo la Vuelta a España en ese sector.

Para hablar de Montjuic hay que hablar de Miguel Poblet Orriols, y para hablar del considerado mejor ciclista catalán de todos los tiempos sin duda hay que hablar de ese “Monte de Júpiter” (su nombre en antiguo latín). Ambos coincidieron en las décadas de los 50s, otra gran época en esa estrecha relación que ha existido entre dicho lugar y la Volta a Cataluña. Poblet, nacido a poco más de 30 kms al norte de allí (en Moncada y Reixach), fue el primer ciclista español que amó las famosas clásicas (ganó dos Milán-San Remo: 1957 y 1959), y por consiguiente ese complicado circuito de Montjuic fue también “su gran amor”.

Grandes multitudes de aficionados que lo idolatraban lo vitorearon allí, no solo como el campeón general al final de dos ediciones, en 1952 y 1960, también lo vieron celebrar como el mayor ganador de etapas en dicho circuito, fue en las primeras etapas de 1949, 1952, 1953, 1956 (última), 1957 y 1959, es decir en 6 etapas del gran total que aún tiene como Récord, 32 triunfos parciales que comenzaron en 1947 (con solo 19 años) y que cerró 13 años después con su segundo gran título y 3 inobjetables etapas. Curiosamente el gran ídolo catalán, y aún en plena madurez, no volvió al año siguiente para la edición especial del “Cincuentenario” en 1961, (su equipo, el italiano Ignis, lo reservó para el Giro), y tras esa, última participación en una gran Vuelta, Poblet se dedicaría, solo por un par de años más antes de retirarse, a sumar varios títulos, pero en esa otra hermosa modalidad del ciclismo que se disputa dentro de los velódromos.

Tras la salida de escena de Poblet, los mayores premios del ciclismo en Cataluña pasaron a ser propiedad de extranjeros, en especial para los vecinos del otro lado de los Pirineos. Los franceses, quienes en la década de los 50s, ya venían ganando varias de las etapas que la Vuelta a España tuvo como sitio de meta en el circuito de Montjuic (3 de ellas programadas a manera de contrarreloj por equipos), y luego los en los años 60s, se llevaron un total de 5 títulos generales de la Vuelta a Cataluña, (mientras que los velocistas belgas y holandeses, repartían el botín de las etapas en Montjuic), además el muy recordado, Raymond Poulidor se paseaba por el circuito barcelonés como la gran figura que ganó entre 1965 y 1968, 3 de las 4 primeras ediciones de la famosa, Escalada a Montjuich (competencia de dos fracciones que se mantuvo vigente hasta el año 2007). A pesar del famoso “Pou-Pou”, no podía ser otro galo el más aplaudido en Barcelona, que el ampliamente reconocido como el mejor ciclista en el historial de este deporte para esa década de los 60s, Jacques Eugene Ernest Anquetil. La relación de «Maître Jacques» con el ciclismo en España fue poca (en sus 17 temporadas como ciclista profesional solo en 6 ocasiones rodó por la geografía ibérica, eso sí, en todas con sucesos de gran recordación: ya fuera porque estuvo en el podio de campeón ó por el contrario con sorpresivos y muy comentados abandonos, como fue el caso de su único retiro de un mundial de ruta (en San Sebastián 1965) o en su primera Vuelta a España, (año 1962 y también en la capital vasca), estando 2° de la general y tras perder la penúltima etapa (en su gran especialidad, la contrarreloj) por un escaso segundo frente a su archirrival de la época, el alemán Rudig Altig, decidió no partir para la etapa final y por consiguiente perdiendo su derecho al podio como “virtual” subcampeón. Para Anquetil, por el contrario de sus amargas vivencias en suelo vasco, fue en Cataluña donde marcó grandes historias, comenzando con un hecho que era inédito para la afición ciclística catalana.

Por primera vez en la historia de la máxima carrera por etapas del ciclismo internacional, el Tour de Francia, albergaba tres días de carrera, y con epicentro en ese “pulmón de la Ciudad Condal”. Era el año, 1957, y la 15ª etapa- sector B de 9.8 km contrarreloj, tuvo como ganador un chaval de 23 años, (fue la 3a de las 4 etapas que ganó en esa edición), Jacques Anquetil (coronaba así al final, el 1° de sus 8 títulos en las 3 Grandes Vueltas) y quien desde ese momento comenzaba a ganarse el apelativo de «Monsieur Chrono» (en Montjuic esa fue su primera de un total de 18 etapas cronos en las Grandes Vueltas). Sus éxitos continuaron cuando tomó revancha ganando la Vuelta a España de 1963, y luego en la Volta fue subcampeón en 1966 y gran campeón en 1967.

La 2ª y última ocasión en que la “Grand Bouclé” llegó a Montjuic fue en 1965, y nombres que se vieron opacados anteriormente por Poblet, tuvieron su oportunidad de destacarse, como el cántabro José Pérez-Francés, quien aunque no alcanzó grandes resultados en la Volta, (si celebró fue etapas, un total de 4, la 1ª fue por delante de Poblet al cierre de la edición de 1960), en cambio si brilló con luz propia por las carreteras catalanas, en la naciente competencia “Semana Catalana”, de la que fue el bicampeón de las dos primeras ediciones en 1963 y 1964, (además de ganar la etapa en Montjuic de la edición en 1967), aún así, su mayor lumbrera estaba por llegar un año después en ese circuito del monte barcelonés, ganado la 11ª etapa del Tour de Francia, que partió en Ax-les-Thermes (Midi-Pyrenees) y finalizó en Montjuic luego de larguísimos 240.5 km. Ese año de 1965 fue muy especial para los españoles, en mayo el gran Julio Jiménez ganó en Montjuic la etapa de la Vuelta a España, luego en julio a la par del pasó del Tour de Francia, por primera el Tour del L’Avenir finalizaba fuera de Francia y lo hacía precisamente en Montjuic luego de 13 etapas y con título general para el madrileño Mariano Díaz, para septiembre, Antonio Gómez del Moral lideraba en Montjuic el amplio dominio que ejercicio el equipo Kas en la Volta a Cataluña, y por último en octubre, nacía para el ciclismo, la famosa Escalada a Montjuich.

De los tres títulos generales que obtuvieron ciclistas belgas, dos se coronaron campeones dentro del circuito de Montjuic, el primero, Richard Van Genechten en 1958 y el segundo una década después, Eddy Merckx. Al mejor ciclista de todos los tiempos, solo le bastó una aparición en el escenario catalán para dejar plasmado su nombre en la lista de campeones de la Volta, aunque si retornó luego con motivo de la Escalada a Montjuich, competencia de la que se convirtió en su máximo ganador, con un total de 6 títulos entre 1966 y 1975. Como si se tratará de una rotación por décadas, los años 70s le correspondieron en dicha a los pedalistas italianos. En el caso de la Volta, los “tanos” se endosaron 4 títulos de campeones en la Volta, pero solo fue al primero de ellos, Franco Bitossi en 1970, al que se le vio coronarse en inmediaciones de Montjiuic, y es que para esta nueva década, la organización a cargo de la UD Sants decidió dejar que el protagonismo en dicho escenario pasara a ser de la “otra vuelta” la Semana Catalana, de la Escalada a Montjuich, y especialmente para la realización por primera vez allí (y 2ª ocasión en España), del Campeonato Mundial de Ciclismo en Ruta, prueba que fue ganada por el italiano Felice Gimondi (con su compañero del equipo profesional Bianchi, el colombiano Cochise Rodríguez en el puesto 15), mientras que en la prueba de fondo para los aficionados, el campeón fue un polaco, Ryszard Szurkowski, y el mejor latinoamericano clasificado fue el colombiano, Miguel Samacá, ocupando la casilla 18. Por último y no menos importante, la gran cita olímpica del ciclismo también llegó a Montjuic, con los Juegos en el verano de 1992, allí el campeón fue el joven italiano Fabio Casartelli.

En cuanto a los ciclistas colombianos, el boyacense Oliverio Ricón fue el ganador de la Escalada de Montjuic en 1991, y en la Volta a Cataluña hay 4 campeones generales, varios podios y títulos de las clasificaciones secundarias.

 Campeones Generales
1993Álvaro Mejía
1998Hernán Buenahora
20062°Santiago Botero
20082!Rigoberto Urán
2016Nairo Quintana
20182°Nairo Quintana
2019Miguel Ángel López3°Egan Bernal
 Clasificación Montaña
2011Nairo Quintana
2001Félix Cárdenas
2000Óscar Sevilla
19982°Hernán Buenahora
1997Héctor Iván Palacios
1993Julio César Cadena2°Álvaro Mejía, 3°Oliverio Rincón
1991Luis Alberto Herrera
 
 Clasificación Sprints
2007Víctor Hugo Peña
 Clasificación Puntos
2000Óscar Sevilla
 Clasificación Jóvenes
2019Miguel Ángel López

.