Inicio Noticias Ruta Audios- video* Un día como hoy: 25 años de la ‘Triple Corona’...

Audios- video* Un día como hoy: 25 años de la ‘Triple Corona’ para Oliverio Rincón en las GV

1053
0
COMPARTIR
Oliverio Rincón en Val Senales, Giro de Italia 1995
Oliverio Rincón en Val Senales, Giro de Italia 1995

“Los Escarabajos”, esos esforzados hombres que año a año llenan de gloria los anales del deporte colombiano, comenzaron a figurar en el ciclismo profesional con varios pioneros desde hace ya casi medio siglo, descubriendo que el Tour🇫🇷, el Giro🇮🇹 y la Vuelta🇪🇸, son la máxima expresión de la ruta a nivel internacional, en su modalidad por etapas, y desde entonces han hecho de esas 3 Grandes Vueltas, su gran campo de batalla, logrando en 81 ocasiones levantar sus brazos en señal de victoria, todas de gran valía y cada una de ellas con una rica historia. Hoy conmemoramos una muy especial por todo lo que significó en su momento y que luego de 25 años, aún sigue representando un gran hito difícil de igualar dentro de esa lista de las conquistas de nuestrociclismo tricolor, fue Oliverio Rincón Quintana un día como, 27 de mayo en el Giro de Italia 1995.

ArtículoGiro-95Et.14- Val SenalesEn ContextoAudios- O. RincónVideos

En la decimocuarta etapa del Giro d’Italia de 1995, no pasó nada”. Al menos, ese fue el lamento con el que ‘La Repubblica’ titulaba al día siguiente sus páginas deportivas dando cuenta de que el gran corredor suizo🇨🇭 Tony Rominger (Mapei- GB), tras la disputa de la considerada etapa reina, mantuvo su control sobre la camiseta rosa de líder general, tal como lo venía haciendo desde 13 días atrás cuando se apoderó de ella, al ganar la 2ª etapa, (una fracción contrarreloj de 19 kms en Asís con lluvia y meta en la cima de una colina donde ha varios se les vio sufrir por las resbaladizas rampas). Muy seguramente para el más importante periódico italiano de información general, era un lamento que venía arrastrando desde el inicio de la segunda semana de esa edición 78 de la “Corsa Rosa”, porque desde la disputa de la 3ª etapa con final en Marotta (ganada al embalaje por el estelar velocista Mario Cipollini), nada había cambiado en las clasificaciones en disputa, a excepción de la modalidad por Puntos que también había pasado a ser propiedad del líder general, (un danés nacionalizado suizo desde los 13 años), y en detrimento de “El Rey León” o “Super Mario”, quien era la “vedette” de los sprints.

Era un lamento con ese profundo sentimiento nacionalista de los ‘tanos’, toda vez que, tras esa jornada con inédita llegada cerca al Santuario della Madonna di Senales (a 2008 msnm), las posibilidades del título general para uno de los suyos eran cuando menos, muy remotas, y la seguidilla de un cuarto campeón extranjero era indetenible (un ‘dolor’ que solo una vez habían sufrido en todo el historial de su carrera, fue en el primer lustro de los años 70s, y como no, por obra y gracia del “Caníbal” pentacampeón, Eddy Merckx). Es más, ese lamento estaba “agudizado”, al ver que sus dos mejores candidatos en el inicio de la carrera, y principales rivales para Rominger, hasta ese día, Mauricio Fondriest del Lampre y Francesco Casagrande del Mercatone Uno (ganadores de la 5ª y 7ª etapas, respectivamente), se quedaron definitivamente por fuera del podio parcial que venían disputando, y con eso, los periodistas del diario romano veían llegar un desenlace que no querían repetir, (los años 1972 y 1987), las únicas dos ediciones en nueve décadas de esa apasionante historia de la ´Corsa Rosa’, en que ninguno de los corredores italianos pudo estar en el Top-3 del podio general final, ya que en el caso del florentino Casagrande, 8 días después solo le alcanzó para cerrar el top10 de la clasificación (un lustro después si alcanzó el subtítulo), mientras que para Fondriest, campeón mundial en 1988, fue una triste despedida para su último Giro, porque tras esa larguísima y extenuante etapa, estando precisamente en su región de origen, Trentino; al día siguiente no tomaría de nuevo la salida.

Así como el trentino Fondriest, otros ilustres corredores de la selección “azurra” vivieron su calvario y tuvieron que retirarse (del total de 76 abandonos en esa edición, una docena lo tuvo que hacer en esa cumbre alpina), como fue el caso del bicampeón nacional de ruta y 7° del Giro el año anterior, Massimo Podenzana (Brescialat), el joven Leonardo Piepoli (campeón del Giro Sub-23 un año atrás) y el dos veces podio final (3° en 1991 y 1993), Massimiliano Lelli del Mercatone, sumándose ellos a una larguísima lista en la ya figuraban entre otros, Gilberto Simoni del Aki- Gipiemme (en su 1ª GV, 4 temporadas después haría 8 ediciones consecutivas terminando en el podio final del Giro, incluidos 2 títulos) y  Wladimir Belli (Lampre), el subcampeón en la clasificación de los Jóvenes de las dos ediciones anteriores (recordemos que desde el Giro 1995 y hasta el 2006, no se estuvo disputando la ‘maglia bianca’). En resumen, vale decir que el Giro de 1995 figura el 8° lugar de las ediciones con mayor número de deserciones, y es la más reciente dentro del top-10 de ese anti-record. Es más, ese lamento de ‘La Repubblica’, era el reflejo de unas pocas esperanzas que se reducían a los otros italianos que aún figuraban en las posiciones de vanguardia, y ambos integrantes del conjunto Carrera-Tassoni: Claudio Chiappucci y Enrico Zaina, aunque el bresciano, obviamente más en funciones de gregario para su compañero (al año siguiente con más libertad, por el retiro tempranero de su ‘capo’, si se pudo subir al podio final como subcampeón general). Me atrevo a decir, que para el periódico de mayor tiraje en la ‘bota itálica’, su lamento pasaba por el hecho de que el gran corredor conocido como el “El Diablo” varesino, comenzaba a ser visto como el “Pou-Pou” italiano (el eterno segundo), tras acumular hasta ese Giro-95, un total de 9 ediciones consecutivas de Grandes Vueltas (Giros y Tours) finalizando siempre en el Top-5, seis de ellas subido en el podio final (4 como subcampeón), pero eso sí, nunca en el cajón N°1, incluso en el campeonato mundial de ruta del año anterior en Agrigento, los “tifosi sicilianos” ahogaron sus gritos al ver que el francés Luc Leblanc, aprovechaba en los últimos metros, el férreo marcaje de los dos favoritos, Chiappucci y su compañero galo, Richard Virenque (el mayor campeón de la montaña en el Tour), quienes finalizaron 2° y 3° respectivamente, 9 segundos después del nuevo y “descafeinado” maillot arcoíris. Estos “desagradecidos” resultados, solo habían tenido un antecedente similar para los italianos, en el profesional turinés de la década de los 60s, Italo Zilioli (equipo Sanson), quien fue tres veces consecutivas subcampeón, pero solo en el Giro.

Twitter @johnfvalencia / redaccion@nuestrociclismo.com

El trazado del Giro🇮🇹 1995, tuvo 3.827 kms (con 6 etapas de alta montaña, 5 de media montaña, 8 llanas o intermedias y 3 contrarreloj) e inició el domingo 13 de mayo en Perugia (Región Umbria, en el “corazón de Italia), viajó por toda la mitad sur del país durante las primeras diez etapas y después de la 2ª contrarreloj individual (42 kms en Maddaloni, Región Campania, donde Rominger sumaba su 3ª victoria parcial, tras haber ganado también la 1ª fracción de alta montaña el 4° día en Loreto, región La Marche), el Giro aprovechó su único día de descanso, para trasladar en avión a toda la caravana hasta Florencia (capital de la región de Toscana), y desde Pietrasanta (en las estribaciones de Los Alpes Apunos), procedió por todo el norte de Italia, a cruzar sus más altas y duras montañas, en las que 9 colombianos (además de 2 venezolanos) tuvieron su mejor oportunidad de protagonismo, como sucedió con el caldense Nelson “Cacaito” Rodríguez, 2° en ‘Il Ciocco’ (estación invernal, meta de la etapa 11 donde al embalaje le ganó Enrico Zaina) y 3°en Pontechianale (localidad en los Alpes Cocios, el punto más occidental de Italia, también con una definición al sprints de tres hombres saliendo ganador el helvético 🇨🇭Pascal Richard), ese día será recordado porque la meta original estaba prevista en la ciudad francesa de Briançon, pero en el punto fronterizo del Colle dell’Agnello (Cima Coppi para esa edición), una avalancha invirtió algunos autos oficiales, bloqueando la carretera y dejando diez espectadores heridos, dos de ellos muy afectados siendo llevados al hospital, fue por lo que la carrera se detuvo unos kms antes en Chianale di Pontechianale para una llegada de emergencia.

Por su parte Oliverio Rincón, que había tenido un inicio conservador en la primeras jornadas de montaña, siendo en algunas llegadas el único que se mantuvo a rueda de los hombres del podio general (Rominger, Berzin y Ugrumov), pero con una pérdida acumulada de casi diez minutos (producto de muy discretas presentaciones en las dos fracciones contrarreloj planas), así llegaba al segundo fin de semana del Giro, cuando la carrera se dirigió a la zona más septentrional de Italia, la región de Trentino y sus dos provincias (Trento y Bolzano), territorio de los Alpes Orientales italianos, y escenario donde “El Matador” boyacense (como era conocido Oliverio), vivió las “dos caras de la moneda”. El día viernes por Trento, la provincia inmersa entre la sección alpina de Las Dolomitas, Rincón fraguó su primer intentó de una victoria en la etapa 13, integrando la fuga buena con eximios escaladores como: el ruso Vladislav Bobrik, los italianos Guiseppe Guerini y Mariano Piccoli (vestido con la maglia de la montaña desde la 3ª etapa), y el suizo🇨🇭 Pascal Richard, los cinco que sobrevivieron el ascenso al alto de San Valentino y luego de un largo descenso disputaron un reducido embalaje en la localidad de Rovereto, donde el más rápido era el experimentado rodador suizo, para celebrar la que fue su 2ª de 5 victorias parciales en la “Corsa rosa” y la 1ª de las 2 que obtuvo en esa edición, y de nuevo como tres días antes con “Cacaito”, siendo el verdugo de los ‘Escarabajos’ relegando esta vez a Rincón, al 2° puesto.

Los rivales revelan tu destino y tienen el poder de sacar lo mejor de ti, y en el caso de Oliverio Rincón, esos ruteros que marcaron su camino en el ciclismo internacional tenían un común denominador, su bandera roja con una gran cruz blanca, los llegados de la Confederación Helvética🇨🇭, al otro lado de esas montañas alpinas, fueron en esa última década del siglo XX, los que impusieron su dominio en la ronda ibérica (con 5 títulos, 2 subtítulos y 2 terceros lugares), también fueron ellos los que secundaron en 3 ocasiones, al imbatible Miguel Induraín en el podio final de la ‘Grand Bouclé’, y fueron ellos los que en esa edición del Giro 95, recuperaron un título que no conquistaban desde hacía 40 años, y que hasta ahora 25 años después, no se les ha vuelto a tener en ninguno de los tres cajones del podio final.

Twitter @nuestrociclismo / redaccion@nuestrociclismo.com

Como en La Vuelta a España de 1993 (mayo 12, 179 kms entre Santander y el mítico alto de Lagos de Covadonga), donde el colombiano (con el maillot del Seguros Amaya), arribó solitario a la cima asturiana sacándole un minuto y 15 segundos de ventaja al 2° y 3°, (el bicampeón consecutivo Tony Rominger🇨🇭- equipo CLAS y su coterráneo suizo, Alex Zulle🇨🇭 del ONCE), así como en el Tour de Francia de esa misma temporada, y dos meses después (julio 19, 232 kms entre Perpignan y la estación pirenaica de Pal en Andorra), cuando también coronaba en solitario y con casi dos minutos de diferencia respecto al grupo de favoritos al título general, encabezados otra vez por Tony Rominger🇨🇭, seguido entre otros por el propio Indurain y la otra estrella colombiana en los años 90s, “El Cometa”, Álvaro Mejía, ese día (luego 7 horas y 20 minutos de carrera, transitando por nueve puertos de montaña, tras 183 km de escapada, y los últimos 30 completamente solo), su propio técnico Javier Mínguez, ante la prensa presente calificó de una “bendita locura” y el propio corredor manifestó que al final sintió miedo y sólo se le ocurrió una cosa: rezar”, años después Oliverio contó que por esa maratónica cabalgada, adelgazó tres kilos y medio.

Estaba demostrado que “El Matador” Rincón, estaba hecho para grandes faenas, y de esa misma manera como en la Vuelta y el Tour del 93, dos años después (y tras el trago amargo que le propinó el suizo Richard el día anterior), el colombiano se ilusionaba de nuevo (la noticia del nacimiento de su primogénito), marcando el sábado 27 de mayo, como la fecha indicada para otra de sus gestas y la que le permitiría consagrarse, con 27 años, como el segundo pedalista colombiano que celebraba victorias parciales en las 3 Grandes Vueltas del Ciclismo profesional (6 años después del único que lo había logrado, el considerado mejor escalador del mundo, Luis Alberto Herrera – con 28 años-, quien también completó en el Giro de Italia, la llamada “Triple Corona” venciendo en la etapa 13 de 1989, con meta en Tre Cime de Lavaredo (sus anteriores victorias fueron en el Tour de 1984 y 1985, y en la Vuelta a España de 1987). Tuvieron que pasar 21 años, para que otro colombiano se consagrara vencedor de etapas en las “3 Grandes” (solo 3 hombres lo han hecho hasta ahora), fue el también boyacense Nairo Quintana (ganador inicialmente en la jornada 20 del Tour del 2013, luego en el Giro del 2014, y armó su terna igualmente en Lagos de Covadonga (Vuelta a España- 2016).

Muy lejos de la realidad estaba ese encabezado de la ‘La Repubblica’ italiana, por el contrario, y desde la óptica de la prensa internacional, fue una jornada muy emocionante independiente del hecho de que no hubo cambios de posiciones dentro del top5 de la general. Sin duda es una “osadía” afirmar que “no pasó nada” en la etapa más extensa de esa edición con 240 kilómetros de recorrido, con 5800 metros de desnivel acumulado (figura en el top10 de las etapas con mayor desnivel, dentro de los más recientes 40 años) y que en sus 472 minutos de duración, tuvo mil y una acciones, (por estadísticas, figura como la 12ª etapa del mayor tiempo empleado por su ganador en las más recientes 50 ediciones del Giro de Italia), ese día el ‘Escarabajo’ duitamense, Oliverio Rincón Quintana pedaleó por la provincia de Bolzano, durante 7 horas, 32 minutos y 7 segundos hasta la meta, superando los puertos de Auna di Sopra (1300 msnm), Passo di Pennes (2215 msnm), Passo di Monte Giovo (2099 msnm), y Maso Corto (2004 msnm) de Val Senales, en medio de las montañas de Ötztal (Alpes orientales centrales, muy cerca de la triple línea fronteriza italo-austriaco-suiza), donde en un día muy especial, pudo completar su propia “Triple Corona”, logrando de paso una renta de minuto y medio sobre un grupo de seis hombres con los aspirantes al título general, y encabezados por uno que se acercaba a su tierra, el joven austriaco Georg Totschnig del Polti, justo por delante de Rominger (el omnipresente  rival de Oliverio), la presencia de otro suizo🇨🇭, Heinz Imboden del Refin, y tres hombres de la recién extinta Unión Soviética, Pavel Tonkov del Lampre (al año siguiente seria el campeón del Giro), y los dos integrantes del equipo Gewiss – Bianchi, (quienes más que compañeros parecían rivales en carretera), el ruso Evgenij Berzin (el año anterior había sido el primer campeón general y de los jóvenes) y el letón, Piotr Ugriúmov (que había sido el subcampeón en 1993, al igual que en el Tour de 1994).

Twitter @johnfvalencia / redaccion@nuestrociclismo.com

De esta manera el colombiano pegaba tremenda escalada, pasando del puesto 14 a la casilla 6, en la clasificación general, posición que aseguró en la última contrarreloj (etapa 17) disputada en Selvino sobre 43 kms muy quebrados, y la que en definitiva pudo mejorar en la última etapa de montaña, a un día del final del Giro, con meta en la localidad varesina de Luino, que fue ganada por Berzin con 25 segundos de ventaja sobre 7 hombres, incluidos los colombianos Rincón y Nelson Rodríguez del ZG Mobili (puesto 15 de la general, y subcampeón de la montaña), pero entre quienes no pudo estar, el antes mencionado Francesco Casagrande, cediendo a favor de Oliverio Rincón un merecidísimo lugar en el Top-5 del Giro 95, clasificación que se convirtió en el mejor resultado de un pedalista colombiano en la general de la ‘Corsa Rosa’, y recién tan solo pudo ser superada por otro pedalista cafetero, 18 años después, con el subtítulo en el 2013 de Rigoberto Urán tras Vincenzo Nibali, un año antes de esa apoteósica edición del 2014 con Nairo Quintana, primer campeón rosa colombiano y acompañado del paisa Rigoberto, repitiendo su segundo lugar en el podio final.

Ediciones con la mayor cantidad de retiros en toda la historia del Giro
AñoCampeónRetiros
1927Alfredo Binda186
1926Giovanni Brunero165
1925Alfredo Binda 87
1962Franco Balmamion 83
1910Carlo Galetti 79
1961Arnaldo Pambianco 78
1909Luigi Ganna 78
1995Tony Rominger 76
Etapas con mayor duración (desde hace 50 años)
AñoEtapaRecorridoKms – TiempoGanador
1989Et.5Cosenza – Potenza275 — 8:20:49”Stefano Giuliani (Jolly)
1972Et.14Savona – Monte Jafferau256 — 8:08:07”Eddy Merckx (Molteni)
1971Et.2Bari – Potenza260 — 7:55:29”Enrico Paolini (SCIC)
1996Et.21Cavalese – Aprica250 — 7:55:00”Ivan Gotti (Gewiss- Bianchi)
1975Et.4Teramo – Campobasso258 — 7:51:54”Roger De Vlaeminck (Brooklyn)
1976Et.21Comano – Bergamo238 — 7:44:53”Felice Gimondi (Bianchi)
1972Et.16Parabiago – Livigno256 — 7:43:59”Eddy Merckx (Molteni)
1994Et.15Lienz – Merano235 — 7:43:04”Marco Pantani (Carrera Jeans)
1998Et.19Cavalese – Montecampione239 — 7:42:52”Marco Pantani (Mercatone Uno)
1982Et.21Cuneo – Pinerolo254 — 7:35:49”Guiseppe Saronni (Del Tongo)
1978Et.16Treviso – Canazei220 — 7:34:30”Gianbattista Baronchelli (SCIC)
1995Et.14Trento – Val Senales240 — 7:32:07”Oliverio Rincón🇨🇴 (ONCE)

Único extranjero en este top.

Palmarés profesional de Oliverio Rincón