Inicio Noticias Ruta Se paró el reloj

Se paró el reloj

1002
0
COMPARTIR

Mundial de Zolder 2002:  a 10 años de aquel 10 de octubre no queda nada. !Qué tristeza!

 

 

Escribe: Rubén Darío Arcila – Rubencho.


Mundial de Zolder 2002:  a 10 años de aquel 10 de octubre no queda nada. !Qué tristeza!

 

La  contrarreloj es el ejercicio de potencia bruta más excepcional que pueda presenciarse  en un campeonato mundial de ciclismo y allí ya no está Colombia. Ni siquiera brilla por su ausencia. Hombres como Santiago Botero que se preparan con la ilusión de un novato y la responsabilidad de un campeón, no figuran en la lista de la Federación ni en los progamas a futuro. Será cierto que no hay colombianos con todo el pelaje para la crono? Qué dirán a esto los presidentes de las ligas ? No tenemos gente que se defienda con técnica y potencia ante las bestias del 55 X 11?

 

Hace 10 años el tronco de Botero viajaba en posición inamovible manteniendo una velocidad de crucero altísima de principio a fin: 50.350 kmts por hora.  No nos sonrojamos siquiera para responder que, a dos lustros de rodar y rodar, no encuentran con quien participar en la prueba (Jaime  Suaza y Marlon Pérez son invisibles). La respuesta del técnico nacional es más demoledora todavía: » No queremos que nos cuestionen si quedamos mal». Claro, lo dice el mismo personaje que tuvo todo el tiempo del mundo para preparar a Fabio Duarte y lo vió llegar penúltimo en Londres.

 

Es cierto que el mundial de Zolder, el de Botero, contaba sólo con un par de repechos y una docena de curvas, pero el factor viento fue decisivo. Sopló de cara con rachas huracanadas bien fuertes. Justo lo que quieren los hiperespecialistas, los ultrapotentes, esos corredores que desarrollan más de 500 vatios durante largo tiempo con sus poderosos pedalazos. Hoy día no nos llega ni un soplo de esperanza desde Holanda en esta modalidad…ni una sola bujía de energía.

 

Los dirigentes que encabezan la delegación tratan de recomponer la figura pidiendo la sede de cuanto torneo les ofrecen que les sirva de colchón para amortiguar una intentona de reelección. Ni en el metodo hay originalidad, nada cambia: tiquetes, hoteles, comidas,bicicletas; migajas que aporrean la dignidad de varios directivos serios y honestos – los hay – que se niegan a negociar el voto solicitado sin ningún pudor. Un cambalache rastrero.

 

No veremos más películas de esas: un Botero abrazando el  título mundial contrarreloj con 8 segundos de ventaja sobre el alemán Rich. Es mucho volumen, mucho genio, le queda grande a quien se encuentra al frente de los destinos del ciclismo nacional.

 

Entre tanto, no sabemos qué cantidad de Marianas Pajón hay en las calles desperdiciadas. El mejor ciclista juvenil del país está en Boyacá y nadie lo voltea a mirar. Cuántas familias Laverde – como la de Urrao – tienen que ir a buscar los ciclistas para abrirse camino?

 

Y ya para terminar,mucho cuidado con el uso que se da a los triunfos recientes. El éxito es muy peligroso. Cuando te toca desfilar en pasarela se te ven los gorditos, el bisturí del cirujano, los remiendos y ni siquiera el maquillaje de los colegas advenedizos pueden ocultarnos la verdad: 10 años después, nuestro ciclismo se arruga.!