Inicio Noticias Ruta Video* Tour Francia, Et.4: El gran retorno de Kittel

Video* Tour Francia, Et.4: El gran retorno de Kittel

1412
0
COMPARTIR
Tour de Francia 2016 - Etapa 4 - Saumur/ Limoges (237.5 km) - © ASO/G.Demouveaux
Tour de Francia 2016 - Etapa 4 - Saumur/ Limoges (237.5 km) - © ASO/G.Demouveaux

CIII Tour de Francia (Grandes Tours), Francia, julio 2 al 22 del 2016

Ausente del Tour de Francia en 2015, Marcel Kittel (Etixx-Quick Step) vuelve a saborear la victoria el martes en Limoges. Al término de la etapa más larga de esta Ronda Gala, 237,5 kilómetros entre Saumur y Limoges, Bryan Coquard (Direct Energie) casi logra imponerse frente al coloso alemán. Hombro con hombro, los dos corredores han sido protagonistas de un espectacular duelo delante de Peter Sagan (Tinkoff), que conserva su maillot amarillo antes del primer contacto con la montaña, el miércoles de camino a Le Lioran.

ArtículoDeclaracionesClasificacionesVideoEtapa 5Recorrido
Primera batalla para una fuga

El día después del recital en solitario de Armindo Fonseca (Fortuneo-Vital Concept), entre los 198 corredores que permanecían en la carrera, no faltaban candidatos para formar parte de una fuga este martes. En el km 18, Andreas Schillinger (Bora-Argon18) y Markel Irizar (Trek-Segafredo) conseguían abrir hueco. Se sumaban a ellos Alexis Gougeard (AG2R-La Mondiale) y Oliver Naesen (IAM Cycling). Tras 35 kilómetros su ventaja ascendía a 3’50.

Larga jornada, ritmo intenso

Tu puedes ser el gerente general de Rali Store en PanamáEn la etapa más larga del Tour, pensada para los velocistas, no estaba previsto dejar la victoria en manos de valientes escapados. Rápidamente, Natnael Berhane (Dimension Data) tomaba las riendas del pelotón para mantener la diferencia en torno a los 5 minutos. El grupo a la cabeza avanzaba a un ritmo elevado, con una media de 42,3 km/h en las tres primeras horas de carrera. Sylvain Chavanel (Direct Energie) tenía ocasión de aprovechar el paso por su ciudad natal, Châtellerault (km 75.5), para saludar a familia y amigos.

Coquard la tenía al alcance de la mano

Los equipos de sprinters entraban en acción rápidamente, sin soltar en ningún momento los mandos de la carrera. Consiguen reducir la diferencia a menos de 2 minutos a 90 kilómetros de Limoges. Alexis Gougeard es el primero que regresa al pelotón, a 30 kilómetros de la meta. Schillinger, Naesen e Irizar resistirán unos 20 kilómetros más antes de claudicar y pasar el testigo a los sprinters, gracias al ritmo impuesto, ante todo, por el equipo Direct Energie. Desgraciadamente, el equipo francés ve frustrada su victoria, al imponerse Kittel sobre Coquard en una reñidísima llegada a meta.

Prensa: Tour de Francia

Gougeard: «No ha sido nada agradable»

Uno de los componentes de la fuga de hoy, pero que ha sufrido a lo largo de toda esta cuarta etapa.

«No ha sido nada agradable, no me sentía bien. Tenía buenas sensaciones a la cabeza. Luego, durante la carrera, la cosa no iba bien. Y al final me he quedado bloqueado. He intentado recuperar las buenas sensaciones después del Dauphiné, pero no lo he conseguido. Van pasando los días. El equipo me necesita y tengo ganas de lograr un buen resultado en este Tour».

Alaphilippe: «Estoy contentísimo por Marcel»

«Ayer, cometimos un error en el sprint, pero hemos aprendido para no volverlo a hacer. Hemos conseguido colocar a Marcel (Kittel) bien y lo más tarde posible. Estoy muy contento por él. Seguro que ha sentido mucha presión, pero ha hecho lo que tenía que hacer. Después de dos segundos puestos en el equipo, era muy importante ganar. He oído que mañana será muy difícil. Espero tener buenas piernas para lograr un buen resultado.»

Kittel: «Sentía mucha presión»

«Mi fisioterapeuta me ha dicho que había ganado. Me he sentido muy orgulloso y contento. Después de perderme el Tour el año pasado, cambiar de equipo… había muchas expectativas. Vinimos con el objetivo de ganar la primera etapa y nos quedamos sin el maillot amarillo. Estábamos decepcionados, pero hemos permanecido concentrados. Sentía mucha presión, lo que también explica mi emoción».

Naesen: «Esperaba aguantar hasta el final, nunca se sabe»

“Antes de la etapa, pensaba que la jornada iba a ser igual que ayer. Pero los equipos de los sprinters se han hecho rápidamente con los mandos de la carrera y nuestro equipo nos ha pedido que intentáramos ir delante. Me he encontrado en la fuga. El ambiente es increíble. Hay muchísima gente… Y todos se muestran siempre muy entusiastas. Esperaba poder aguantar hasta el final, nunca se sabe. Ese es el juego, aunque sepamos que en un 95% de los casos se da caza a la fuga. Me sentía como el más fuerte. Una pena.”

Sagan: «Este Tour va muy bien»

“Estoy muy contento. Me encuentro a la cabeza de la clasificación por puntos y conservo el maillot amarillo. Este Tour va muy bien. Hoy, la llegada era buena para mí, pero he empezado el sprint demasiado pronto. Kittel ha sido el más fuerte y Coquard ha sido muy, pero que muy astuto. Ha esperado hasta el último momento y casi lo consigue. Mañana no sé qué pasará. Ya veremos el recorrido y quién puede suponer una amenaza para el maillot amarillo”.

Coquard: «Estoy muy decepcionado»

Tercero la víspera, segundo en Limoges, por un pelo, detrás de Marcel Kittel, Bryan Coquard (Direct Energie) se encuentra muy decepcionado en la meta.

Estaba convencido de que lo lograría. Ayer Jimmy me decía que no había lanzado lo suficiente mi bicicleta. Veía que lo conseguía y luego, nada… Estoy muy decepcionado. No hay que rendirse, quedan muchas ocasiones y estamos preparados. Hemos corrido bien en el tramo final. Creo que ahora formo parte de los grandes. Me he dado cuenta. Pero en los sprints gana el más fuerte. Nunca he estado tan cerca de la victoria, pero aún no la he conseguido. Soy joven, sé que soy un ganador, ¡menudo carácter tengo! Quiero lograr una victoria este año en el Tour. Mañana no ganaré. ¡Qué rabia! ¡Me hubiera encantado levantar los brazos.

CIII Tour de Francia (Grandes Tours), Francia, julio 2 al 22 del 2016
Clasificaciones completas

La montaña este año no nos ha hecho esperar demasiado. La 5º etapa aterriza ya en las alturas de la estación de esquí de Le Lioran. Y ¡mucho cuidado con subestimarla colocándole la etiqueta engañosa de “media montaña”! La jornada tiene todos los elementos necesarios para asegurar una confrontación que, más que decisiva, puede empezar a revelarse instructiva. El inicio del recorrido guiará al pelotón por las tierras del héroe local, Raymond Pulidor, que verá pasar el Tour desde su casa en Saint-Léonard-de-Noblat. Pero serán sobre todo los últimos 80 km los que tendrán que servir para que los más ambiciosos saquen las armas y tiren de imaginación.

No puede descartarse que llegue la escapada o que se ponga en marcha una posible ‘operación amarilla’ orquestada por algún escalador que no figure en la primera línea del inventario de favoritos. Por qué no un triunfo de Dani Navarro, Winner Anacona, Chris-Anker Sorensen, Diego Rosa o incluso Stephen Cummings.

Llegue o no la fuga, deberíamos empezar a apreciar las primeras pullas entre los grandes favoritos: en la subida al Puy Mary, si van con prisa, al bajar el puerto de Perthus, si alguno se las ingenia para dar un golpe de gracia en el descenso, o en el último tobogán, después de coronar el puerto de Font de Cère, como última opción. En cualquier caso, las primeras diferencias que pudan fijarse en el valle de Lioran serán significativas, como lo será también la actitud demuestren en los Froome, Quintana, Aru o Pinot.

Pase lo que pase, la ruta hacia Lioran aportará, como mínimo, grandes enseñanzas sobre tres figuras del pelotón: Romain Bardet, cuya inactividad en esta etapa concreta interpretarse como una falta de seguridad (su abuela vive a pocos kilómetros de la meta y el francés debería poner todo su empeño en brillar); Richie Porte, que ya ha perdido dos minutos con un inoportuno y mal gestionado pinchazo pero que podría aprovechar la etapa de hoy para rectificar el tiro y, finalmente, Alberto Contador, a un minuto de sus adversarios, que podría elegir el día de hoy para demostrar que sus dos caídas no lo han dejado, ni mucho menos, fuera de juego.