Inicio Noticias Ruta Mauricio Soler regresa hoy a Colombia

Mauricio Soler regresa hoy a Colombia

722
0
COMPARTIR

«Cachetes» verá hoy a su padre en casa, Mauricio Soler y su señora esposa Patricia Flórez llegarán a Colombia este martes, procedente de España donde estuvo adelantando su recuperación en los últimos meses.

Pamplona, martes – 20 de diciembre. El deportista Mauricio Soler y su señora esposa Patricia Flórez llegarán a Colombia este martes, procedente de España donde estuvo adelantando su recuperación en los últimos meses, luego del accidente que sufrió en la Vuelta a Suiza y que lo tuvo al borde de la muerte. Soler seguirá con su recuperación en la Clínica de La Sabana en la ciudad de Bogotá, pero deberá regresar a España en mayo a una revisión médica.

Soler, arribará al aeropuerto Internacional el Dorado, este martes a las 4:40 de la tarde, inicialmente reposará en Bogotá donde continuará la recuperación física. «Estamos ansiosos de regresar y la mayor alegría será pasar la Navidad y recibir el año nuevo con Mauricio, nuestro hijo, y el resto de la familia, después de estos meses difíciles», dijo Patricia Flórez.

El pasado 16 de junio el destino le puso al borde de la muerte con una espeluznante caída en la Vuelta a Suiza. Mauricio Soler presentó fractura de la base del cráneo lado izquierdo, fractura de ocho costillas, fractura del tobillo y clavícula izquierda, que lo llevó al coma inducido, “todos los días realiza su terapia. Ya se baña solo y habla con más tranquilidad», afirmó su esposa. Hoy, medio año después, vuelve a casa, a Colombia, desde Pamplona. El ciclista 

La palabra que más repitieron ayer Mauricio Soler, el ciclista del Movistar y su mujer -Patricia Flórez- fue gracias. Mauricio pasó ayer su última consulta en la Clínica Universidad de Navarra, donde desde el pasado julio han trabajado duro para devolverle a la vida. Fue un hasta pronto emocionante y emocionado para el paciente y los médicos que le han atendido. Cuando Soler aterrizó en Pamplona era un despojo humano, hoy se volverá a Colombia por su propio pie. Su máxima ilusión es reencontrarse con su hijo Mauricio, de un año. La última vez que le vio a «Cachetes» fue en mayo.

Las situaciones límite sacan lo mejor de los hombres. Por un bordillo de 10 centímetros de altura, la vida de la familia Soler dio un giro dramático. Se estampó contra un poste de acero que delimitaba un parque infantil a 70 por hora en la sexta etapa de la Vuelta a Suiza. Sufrió más de una quincena de fracturas: el tobillo, varias costillas, pero sobre todo una rotura de la fractura del cráneo. El percance colocó al ciclista al borde la muerte. Su mujer, Patricia Flórez, recibió la noticia en su domicilio de Colombia. Cuando viajó a Suiza pensó que iba a repatriar el cadáver de su marido. Hoy, seis meses después, Patricia se lleva a su Mauricio a casa. Lo hará por propio pie, aunque necesita ayuda. Juntos han pasado un mal trago de esos que marcan la existencia pero han firmado una historia de amor verdadero que no sale ni en las películas, pero que es tan real como la vida.

«Ha sido una experiencia vital muy dura, muy difícil. Este accidente marcará nuestras vidas, y nos ha hecho aprender muchas cosas», recordaba ayer Patricia Flórez, que desde el 18 de junio no se ha separado ni un solo momento de su marido, ni en Suiza ni en Pamplona. «Cuando te pasa algo así ves lo grande que es la vida, y el enorme valor que tiene la salud, que es un regalo de Dios y al que nosotros no le damos importancia». 

Cuando Mauricio Soler llegó a Pamplona procedente de Suiza, pasó un mes en la UCI del hospital St Gallen, lo hizo en un helicóptero medicalizado. Pesaba 40 kilos, no podía moverse, sufría una parálisis facial severa en la parte izquierda, entre otros muchos problemas.

Después de tres intervenciones quirúrgicas y cinco meses de rehabilitación intensiva -el ciclista estuvo ingresado en la Clínica Universidad de Navarra hasta mediados de octubre-, Soler es bastante autónomo. Es capaz de andar por su propio pie, de correr en cinta o pedalear en bici estática. Se vale por sí solo en labores domésticas sencillas, y se comunica perfectamente. Si bien necesita tener a alguien siempre al lado, porque a veces tiene problemas de equilibrio.

«Mauricio ha mejorado de forma considerable durante estos meses, es autónomo para moverse. Sigue teniendo problemas de inestabilidad, pero son lógicos teniendo en cuenta el accidente que sufrió. El nervio facial se está regenerando y es una buena señal», explica el doctor Manuel Murie Fernández, que con la doctora Milagros Casado ha seguido la evolución del ciclista. «Sí que va a ser capaz de andar en bici para ir a comprar el pan con su hijo. ¿Competir? Hay que esperar, pero va a ser complicado».

Mauricio Soler deberá volver a Pamplona para ver cómo evolucionan sus lesiones. La suya no es una rehabilitación terminada. Hasta que pase un año del accidente no se sabrá exactamente las secuelas que le va a dejar el accidente. Soler volverá a ser examinado por el equipo del doctor Murie del departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra en la segunda quincena de abril. Entonces se valorará la evolución del proceso, y si es necesario realizarle alguna intervención más. Además, el ciclista deberá ser valorado por los médicos y su aseguradora, con el fin de que la Seguridad Social dictamine su grado de incapacidad.

Mientras tanto proseguirá su proceso diario de rehabilitación en Bogotá, cerca de donde vive, en permanente conexión con el equipo que le ha atendido en la CUN. La movilidad de Soler ha mejorado de forma sustancial, pero aún debe seguir trabajando. Lo que consiga recuperar el primer año es vital para él.

L. Guinea. Diario de Navarra